Monasterio y Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana – con Horarios, Misas y Año Jubilar

Monasterio de Santo Toribio de Liébana, Camaleño, Španija

Pagina de santuario

+34 942 730 550

Verano: del 1 de mayo al 1 de octubre Mañana: 10,00 a 13,00 h. Tarde: 16,00 a 19,00 h. Invierno: del 1 de octubre al 1 de mayo Mañana: 10,00 a 13,00 h. Tarde: 16,00 a 18,00 h.

El monasterio de Santo Toribio de Liébana se encuentra situado en el corazón de los Picos de Europa dentro la Cordillera Cantábrica.

El monasterio se abre todos los días del año. La explicación, bendición y veneración del Lignum Crucis se hace a las horas en punto dentro del horario señalado. Los domingos, fiestas y fines de semana es conveniente llamar con antelación para concertar las visitas por razón de las diversas celebraciones. Durante los actos litúrgicos el monasterio no se visita.

Monasterio y Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana - con Horarios, Misas y Año Jubilar

El monasterio de Santo Toribio de Liébana

Santo Toribio de Liebana Año Jubilar 

Apertura de la Puerta Santa del perdón – 23 de abril de 2017 al 22 de abril de 2018

  • Domingos y festivos (hasta la fiesta del Pilar) – Misa a las 10:30h y 12:00h
  • Domingos y festivos (desde la fiesta del Pilar) – Misa a las 12:00h
  • Todos los días (hasta 22 de abril de 2018) – Misa del peregrino a las 12:00h
  • Hasta la fiesta del Pilar (12 de octubre) -Sábados y víspera de fiestas: Misa a las 19:00h
Monasterio y Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana - con Horarios, Misas y Año Jubilar

la Puerta Santa de Santo Toribio de Liébana

Historia

Monasterio de Santo Toribio de LiébanaEn el corazón de la comarca de Liébana, a unos dos Kms. al sur del núcleo urbano de Potes y medio escondido entre los pliegues orográficos del monte de la Viorna, en las estribaciones de los Picos de Europa, hallamos este lugar escogido por unos monjes en los albores del cristianismo en nuestra región para retirarse del mundo y vivir según la regla benedictina.

Tras la invasión musulmana del año 711 y la rápida conquista de la Península, los cristianos que defendían el estado hispano-visigodo se replegaron hacia las montañas cantabroastúricas e hicieron frente con éxito en la batalla de Covadonga (722), así como en otras escaramuzas que tuvieron lugar en nuestros montes, como en el cercano lugar de Cosgaya, que sirvieron para tomar confianza de sus fuerzas e iniciar la Reconquista. Se constituyó el reino asturiano con don Pelayo, a quien sucedió Alfonso I, hijo de su colaborador el duque Pedro de Cantabria, casado con Ermesinda, hija del caudillo de Covadonga.

Este rey de sangre cántabra pobló y organizó el territorio de Liébana con cristianos de la Meseta, para crear un vacío estratégico como frontera frente a los islamitas en el valle del Duero. Entre ellos vinieron monjes que se instalaron en numerosos lugares de nuestra comarca, fundando monasterios comoe el de San Martin de Turieno, que andando el tiempo se convertiría en Santo Toribio de Liébana.

Es posible que a mediados del siglo VIII, una vez consolidada la Reconquista en esta zona, se trajesen aquí los restos del obispo Toribio de Astorga y las reliquias del Lignum Crucis -que según la tradición él había traído de Jerusalén- para depositarlas en un lugar seguro como era este monasterio, que ya había adquirido cierto prestigio en el territorio cristiano.

Monasterio y Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana - con Horarios, Misas y Año Jubilar

The largest surviving piece of the True Cross.

Lignum Crucis de Santo Toribio de Liébana

La tradición la relaciona con el origen del monasterio, pero lo más verosímil es que fuese traída al mismo tiempo que los restos de Santo Toribio de Astorga, alrededor del siglo VIII. Según el P. Sandoval, cronista de la orden benedictina, esta reliquia corresponde al “brazo izquierdo de la Santa Cruz, que la Reyna Elena (madre del emperador Constantino, en el siglo IV) dejó en Jerusalén cuando descubrió las cruces de Cristo y los ladrones. Está serrado y puesto en modo de Cruz, quedando entero el agujero sagrado donde clavaron la mano de Cristo”.

Se encuentra incrustado en una cruz de plata dorada, con cabos flordelisados, de tradición gótica, realizada en un taller vallisoletano en 1679.

Las medidas del leño santo son de 635 mm. el palo vertical y 393 mm. el travesaño, con un grosor de 38 mm. y es la reliquia más grande conservada de la cruz de Cristo, por delante de la que se custodia en San Pedro del Vaticano.

Un análisis científico del sagrado leño, determino que “la especie botánica de la madera del Lignum Crucis es Cupressus Sempervivens L., tratándose de una madera extraordinariamente vieja y que nada se opone a que alcance la edad pretendida”.

Santo Toribio de Liebana

Liebana Monasterio 

El templo sigue las directrices del gótico monástico de influencia cisterciense, con la claridad de líneas y de espacios y la sobriedad decorativa que caracteriza a la arquitectura de la Orden de San Bernardo. Posee una cabecera de tres ábsides poligonales y un cuerpo de tres naves de similar altura. Todas las bóvedas son de crucería y algunas llevan nervios de refuerzo.Las primitivas construcciones que conformarían el monasterio serían sencillas, dentro del estilo prerrománico, quizás de estilo asturiano o mozárabe. Durante los siglos X y XI se había producido una gran expansión del monasterio por los valles de Liébana. En el año 1256, se construye la actual iglesia, con el apoyo económico de los fieles, por medio de indulgencias concedidas para tal fin por el obispo palentino Fernando.

La escasa decoración se concentra en los capiteles. Los del ábside mayor llevan decoración figurada de cabezas humanas y de animales, el toro y el oso, que según la leyenda ayudaron a Santo Toribio a construir la iglesia. En el ábside central se venera la imagen de la Virgen de los Angeles, del siglo XVI. En el ábside del evangelio se conserva la estatua yacente de Santo Toribio. Tallada en madera de olmo de Burgos consta que existía en el monasterio al menos desde el año 1316. Conserva la policromía original.

Al exterior destaca la fachada meridional en donde se encuentran las dos portadas. La más amplia es la principal, en arco apuntado rodeado de arquivoltas, que apoyan en capiteles cuyas representaciones simbólicas hacen referencia a los sacramentos. A su derecha y embutida junto a un contrafuerte se construyó la Puerta del Perdón, que se abre solemnemente para el Jubileo. A los pies de la edificación se eleva una maciza torre de campanas, en cuyo interior se encuentra el coro.

Durante la Edad Moderna se inicia la decadencia del monasterio, al transformarse en parroquias un gran número de las iglesías lebaniegas que de él dependían, acabando su vida monástica con la desamortización de Mendizábal, en 1837. En 1960, tras la restauración del ruinoso edificio, se hace cargo de él una comunidad de PP. Franciscanos, que actualmente lo regenta, recordando la tradición que señala a San Francisco como visitante de Santo Toribio en su peregrinar a Compostela. Las arcadas apuntadas del átrio, junto a los ábsides del templo, dan acceso al claustro monástico, edificado en el s. XVII, de tradición herreriana, a cuya entrada se encuentra un admirable relieve de Jesús Otero, que representa a Beato en su scriptorium.

La capilla del Lignum Crucis fue construida a principios del siglo XVIII por el que fuera inquisidor en Madrid y arzobispo de Santa Fe de Bogotá (Colombia) don Francisco Gómez de Otero y Cossío, (1640-1714) -natural del vecino pueblo de Turieno, donde aún se conserva su casa natal- cuya estatua orante se erige en un lucillo junto al altar. Destaca la extraordinaria calidad de la labra pétrea de la cúpula, en cuyas pechinas están representados los evangelistas, entre una exhuberante decoración de guirnaldas y amorcillos, elementos simbólicos que junto con los signos de la Pasión y motivos heráldicos se repiten en la linterna.

El camarín que cobija el “Lignum Crucis” fue diseñado hacia 1705 por Fr. Pedro Martínez de Cardeña. En sus hornacinas presenta diversas esculturas de los Santos Padres, apóstoles y santos, aunque algunas de sus tallas son modernas.

Fraternidad

El monasterio de Santo Toribio de Liébana ha estado habitado por monjes benedictinos a lo largo de su historia. Sin embargo, y a causa de la ley de la
Desamortización de Mendizábal en el siglo XIX, desde el año 1.961, vivimos una pequeña fraternidad de hermanos franciscanos. Somos seguidores del carisma de San Francisco de Asís, el hermano universal, que vivió en Italia del año 1.181 al 1.226. Su vida fue una aventura de fe y de adoración a Dios, imitando el ejemplo de pobreza y servicio de Jesucristo. De esta forma, se hizo hermano de todas las criaturas en las que descubría el rostro del Creador. Los franciscanos nos consideramos continuadores de su obra en la historia.

Santo Toribio de Liebana como llegar

Desde Potes se coge la carretera con dirección a Espinama y Fuente Dé. Al poco de salir de la villa se toma a la izquierda el acceso señalizado al monasterio.

El origen:

Lignum Crucis

La tradición la relaciona con el origen del monasterio, pero lo más verosímil es que fuese traída al mismo tiempo que los restos de Santo Toribio de Astorga, alrededor del siglo VIII. Según el P. Sandoval, cronista de la orden benedictina, esta reliquia corresponde al “brazo izquierdo de la Santa Cruz, que la Reyna Elena (madre del emperador Constantino, en el siglo IV) dejó en Jerusalén cuando descubrió las cruces de Cristo y los ladrones. Está serrado y puesto en modo de Cruz, quedando entero el agujero sagrado donde clavaron la mano de Cristo”.

Se encuentra incrustado en una cruz de plata dorada, con cabos flordelisados, de tradición gótica, realizada en un taller vallisoletano en 1679.

Las medidas del leño santo son de 635 mm. el palo vertical y 393 mm. el travesaño, con un grosor de 38 mm. y es la reliquia más grande conservada de la cruz de Cristo, por delante de la que se custodia en San Pedro del Vaticano.

Un análisis científico del sagrado leño, determino que “la especie botánica de la madera del Lignum Crucis es Cupressus Sempervivens L., tratándose de una madera extraordinariamente vieja y que nada se opone a que alcance la edad pretendida”.

El monasterio se abre todos los días del año. La explicación, bendición y veneración del Lignum Crucis se hace a las horas en punto dentro del horario señalado. Los domingos, fiestas y fines de semana es conveniente llamar con antelación para concertar las visitas por razón de las diversas celebraciones. Durante los actos litúrgicos el monasterio no se visita.

Santo Toribio de Liebana como llegar

Desde Potes se coge la carretera con dirección a Espinama y Fuente Dé. Al poco de salir de la villa se toma a la izquierda el acceso señalizado al monasterio. Ver la mapa.

Horario durante el Año Santo 23 de abril de 2017 al 22 de abril de 2018

Apertura de la Puerta Santa del perdón

  • Domingos y festivos (hasta la fiesta del Pilar) – Misa a las 10:30h y 12:00h
  • Domingos y festivos (desde la fiesta del Pilar) – Misa a las 12:00h
  • Todos los días (hasta 22 de abril de 2018) – Misa del peregrino a las 12:00h
  • Hasta la fiesta del Pilar (12 de octubre) -Sábados y víspera de fiestas: Misa a las 19:00h

Historia

Monasterio de Santo Toribio de LiébanaEn el corazón de la comarca de Liébana, a unos dos Kms. al sur del núcleo urbano de Potes y medio escondido entre los pliegues orográficos del monte de la Viorna, en las estribaciones de los Picos de Europa, hallamos este lugar escogido por unos monjes en los albores del cristianismo en nuestra región para retirarse del mundo y vivir según la regla benedictina.

Tras la invasión musulmana del año 711 y la rápida conquista de la Península, los cristianos que defendían el estado hispano-visigodo se replegaron hacia las montañas cantabroastúricas e hicieron frente con éxito en la batalla de Covadonga (722), así como en otras escaramuzas que tuvieron lugar en nuestros montes, como en el cercano lugar de Cosgaya, que sirvieron para tomar confianza de sus fuerzas e iniciar la Reconquista. Se constituyó el reino asturiano con don Pelayo, a quien sucedió Alfonso I, hijo de su colaborador el duque Pedro de Cantabria, casado con Ermesinda, hija del caudillo de Covadonga.

Este rey de sangre cántabra pobló y organizó el territorio de Liébana con cristianos de la Meseta, para crear un vacío estratégico como frontera frente a los islamitas en el valle del Duero. Entre ellos vinieron monjes que se instalaron en numerosos lugares de nuestra comarca, fundando monasterios comoe el de San Martin de Turieno, que andando el tiempo se convertiría en Santo Toribio de Liébana.

Es posible que a mediados del siglo VIII, una vez consolidada la Reconquista en esta zona, se trajesen aquí los restos del obispo Toribio de Astorga y las reliquias del Lignum Crucis -que según la tradición él había traído de Jerusalén- para depositarlas en un lugar seguro como era este monasterio, que ya había adquirido cierto prestigio en el territorio cristiano.