Novena a Nuestra Señora de Lujan

Novena a Nuestra Señora de Lujan

Del 29 de abril al 7 de mayo

Como rezamos la novena a Nuestra Señora de Lujan

Nos ponemos en la presencia de Dios:
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Rezamos Tres Ave Marías:
Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo;
bendita tú eres
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto
de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora
de nuestra muerte. Amén

Leer y meditar el día correspondiente

Rezamos el Credo:
Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y
gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los Cielos y está sentado a la derecha
de Dios, Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a
juzgar a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén.

Le pedimos a Dios que nos bendiga, en
el nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo. Amén

Reflexión del día

Primer día “por nuestra patria” – 29 de abril

Leemos en el Evangelio de Mateo:
Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.“ (5, 20)
– Te pedimos Virgen de Luján por nuestra Patria y sus gobernantes, para que podamos vivir en justicia buscando el bien de todos los argentinos.

Segundo día “por las familias – 30 de abril

Leemos en el Evangelio de Lucas:
Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él. (2, 22. 39-40)

– Te pedimos Virgen de Luján por las familias de nuestra patria para que vivan en unidad y sean testimonio del amor de Dios.

Tercer día “por los trabajadores” – 1 de mayo

Leemos en el Evangelio de Mateo:
Jesús dijo a sus discípulos: “No se inquieten entonces, diciendo: “¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?” Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. (6, 31-32)
– Te pedimos Virgen de Luján por el trabajo en nuestra patria, para que buscando los bienes del Cielo podamos ganarnos en la tierra el sustento con el trabajo digno.

Cuarto día “por los niños” – 2 de mayo

Leemos en el Evangelio de Mateo:
Jesús les dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos”. Y después de haberles impuesto las manos, se fue de allí. (19, 14-15)
– Te pedimos Virgen de Luján, por los niños de nuestra patria para que crezcan en ambientes sanos y sean verdaderos discípulos de tu Hijo.

Quinto día “por los ancianos y enfermos” – 3 de mayo

Leemos en el evangelio de Juan
Jesús dijo a sus discípulos: “Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.” (15, 1-3)
– Te pedimos Virgen de Luján por todos los enfermos y los ancianos, especialmente por los que están solos y abandonados; para que unidos a Tú Hijo encuentren el consuelo que necesitan.

Sexto día “por los jóvenes” – 4 de mayo

Leemos en el Evangelio de Mateo:
“Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el Cielo. Después, ven y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se retiró entristecido, porque poseía muchos bienes. (19, 21-22)
– Te pedimos Virgen de Luján por los jóvenes de nuestra patria, para que encuentren en Jesús el verdadero sentido de sus vidas.

Séptimo día “por los religiosos/as y sacerdotes” – 5 de mayo

Leemos en el Evangelio de Mateo:
Jesús dijo a sus discípulos: “El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.” (16, 24)
– Te pedimos Virgen de Luján por todos aquellos que han recibido el llamado de tu Hijo a la vida consagrada para que sean fieles a su misión. Y te rogamos que nunca falten vocaciones a la Iglesia.

Octavo día “por los difuntos” – 6 de mayo

Leemos en el Evangelio de Juan:
Jesús dijo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí no morirá jamás.” (11,25-26)
– Te pedimos Virgen de Luján por todos los que nos han precedido en el camino de la Vida, especialmente por (nombrar tus difuntos) para que gocen de la alegría del Reino de tu Hijo.

Noveno día: “por la vida” – 7 de mayo

Leemos en el Evangelio de Lucas
Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. (2, 6-7)
– Te pedimos Virgen de Luján por la vida, para que reconozcamos detrás de cada vida que esta en camino un milagro de Dios. Ponemos especialmente en tus manos a las madres con dificultades.

Basilica de Lujan